De Granada al mundo. REGEMAT 3D implanta su tecnología de bioimpresión en 28 países

  • La empresa con sede en Granada exporta sus sistemas de bioimpresión y biorreactores a 28 países.
  • En la actualidad está inmersa en una ronda de financiación en la que prevén captar hasta 3 millones de euros para continuar su expansión a nivel mundial.

Mucho se habla de impresión 3d, pero lo que la mayoría de gente no conoce es la BIO impresión 3D. Y menos gente conoce que una empresa granadina es pionera mundial en este sector tan vanguardista.

Pero, ¿qué es la bioimpresión 3d y para qué sirve? La respuesta es simple: crear tejidos vivos tridimensionales para regenerar lesiones y órganos.


Esto que parece ciencia ficción viene siendo desarrollado por REGEMAT 3D desde hace años, en sus primeras fases, y es una de las tecnologías más prometedoras en un mundo donde nuestra esperanza de vida se está prolongando, lo que no siempre va acompañado de una calidad a su altura. Vivimos más años, pero nuestros tejidos duran lo que duran. Las tecnologías de bioimpresión 3d, como la que desarrolla REGEMAT 3D, permitirán la sustitución de tejidos y órganos en un horizonte no tan lejano como se pueda pensar.

¿Cómo se conseguirá? REGEMAT 3D pone su tecnología a disposición de los grupos de investigación de diversas áreas científicas, para que esos grupos desarrollen esos tejidos mediante la combinación de células, biomateriales y otras biomoléculas a fin de reproducir la tridimensionalidad de cualquier tejido. En definitiva, somos tridimensionales.

REGEMAT 3D, con sede en Granada, es uno de los principales actores de esta nueva industria por haber desarrollado un proceso único de generación de tejidos tridimensionales. Primero se imprime el constructo tridimiensional, que después se madura en un biorreactor donde, tras la aplicación de una serie de señales mecanobiológicas, se favorece la generación de un tejido funcional. Esto que
parece tan complicado de entender se resume en un ejemplo: para “fabricar” un menisco con las medidas exactas de un paciente, la tecnología de REGEMAT 3D permitirá, no sólo hacerlo a medida, sino “probarlo” en un entorno adecuado (biorreactor) antes de implantarlo al paciente.

REGEMAT 3D ofrece sus soluciones de sistemas de bioimpresión y los adapta a cada campo de investigación concreto. También ofrece sus biorreactores para madurar los tejidos (comercializado bajo su marca BMAP) y los materiales fungibles necesarios para poder realizar el proceso. Esta tecnología Made in Granada cuenta con usuarios por todo el mundo, desde Argentina, USA, Canadá, México, la Unión Europea hasta países como Arabia Saudí, China o Australia.

Las proyecciones de REGEMAT3D son excepcionales, incluso a pesar de la pandemia que hemos sufrido debido a que sus sistemas pueden también ser usados para generar modelos tridimensionales de los tejidos afectados por el virus. La empresa además de la línea de biorreactores BMAP comenzó el año con el lanzamiento de su nuevo sistema de Bioimpresión, la bioimpresora “REG4Life”, que supone la implementación de enormes avances y mejoras frente a la primera versión del dispositivo que lleva en el mercado más
de tres años.

Como apunta Jose Manuel Baena, doctor en Biomedicina y fundador de REGEMAT 3D, “Es un mercado que está creciendo mucho estos últimos años debido a que una gran cantidad de grupos de investigación han visto interesante incluir la tridimensionalidad y la maduración tisular en sus líneas de investigación. Es una tecnología multiaplicación que poco a poco, con investigación y resultados, irá convergiendo hacia aplicaciones más específicas para generar tejidos específicos que aporten un valor clínico”.

La compañía, que ha multiplicado por 4 su facturación en los últimos dos años, ha consolidado ya una financiación de 700.000 euros este año entre los fondos ICO, el instrumento Cervera de CDTI y el programa H2020.

En las próximas semanas REGEMAT3D va a permitir la entrada en equity a todo tipo de inversores, a través de una ronda de crowdfunding, algo que venía siendo demandado en el sector.
La bioimpresión tridimensional es un negocio con mucho futuro. Según un estudio de Markets and Markets, este mercado alcanzará un valor de 1.647 millones de dólares en 2024. Y un informe elaborado por IDTechEx señala que moverá 1.900 millones en 2028.

Algunas de sus aplicaciones más destacables son la medicina regenerativa, la investigación científica de enfermedades o pruebas de fármacos y cosméticos, por lo que las proyecciones cubren un campo muy amplio.

La enorme cantidad de patologías tisulares derivadas del envejecimiento y la necesidad de acelerar los tiempos en el desarrollo de nuevos fármacos y reducir el uso de animales para investigación, hace que la bioimpresión 3D sea un sector que está ganando mucho interés en el ámbito investigador y científico, que ven estas tecnologías como un potenciador para conseguir a futuro soluciones que puedan ser llevadas al ámbito clínico.
En el campo de la inversión en valores con futuro, la bioimpresión 3d es ya un sector maduro y en contínuo crecimiento dado el problema que va a resolver: mejorar nuestra calidad de vida conforme envejecemos.

Para más información contacte con Francisco Rico
Director administración REGEMAT 3D
bc@regemat3D.com

Tagged under:

X